¡Bye 2015!

¡Hola!

Por fin estoy por aquí de nuevo, siento haber tardado tanto en volver a escribir pero con esto del fin del cuatrimestre en la uni,  los trabajos, los exámenes (¡y los que me quedan aun!) y las navidades, apenas he tenido tiempo. Una vez acabe los exámenes finales de enero, quiero y espero poder seguir con el blog de una manera más continua, con un mínimo de un post por semana. Esa es mi intención.

Pero bueno cambiando ya de tema, en este post, el último del 2015, quería hacer una especie de repaso del año. Algo así como una selección de lo mejor y lo peor que he vivido durante estos 12 meses. Y la verdad es que no he tenido que pensar mucho. A diferencia de otros años en los que no sabría deciros cuales han sido mi mejor y mi peor momento, en este año 2015 no tengo duda alguna.

El 2015, para mi personalmente, creo que ha sido un buen año. No el mejor de mi vida, ni mucho menos, pero si ha sido bueno. Creo que ha sido un año de muchos cambios en mi, de aprender a ver las cosas de otra manera y eso en parte se lo debo a lo peor que me ha tocado vivir este año y casi me atrevería a decir que en mi vida.

He conocido a mucha gente nueva y de esas personas hay algunas a las que desearía no haber conocido jamás. Gente aprovechada, tóxica, que es mejor tenerlas lejos, porque en cuanto les da un poco de confianza te cogen el brazo entero. Por suerte he resuelto todo ello antes de empezar el 2015 y empiezo 2016 “limpia” de esa gente.  También hay gente nueva a la que me alegro muchísimo de haber conocido, e incluso personas que conocía de hace muchos años pero que por circunstancias de la vida había dejado de mantener contacto y que gracias a dios he vuelto a tenerlo. A día de hoy estoy orgullosa de decir que tengo a mi lado a la gente que quiero (bueno a casi todos, hay cosas que una no puedo controlar…), y que esos son los que me valen, los demás me sobran. Me he desengañado, me han decepcionado, me he desenamorado, me he enamorado, me he reído, he llorado…lo típico que hemos hecho todos este año vamos 😉

Y sí, puede que suene a tópico todo esto, pero así son las cosas y ¡así ha sido mi año oye! Y dicho esto vamos al asunto:

Si tuviera que elegir un solo momento del año 2015, elegiría sin dudarlo un solo instante, el fin de semana que cumplí mis 20 años. Se que muchas de mis amigas o amigos mas bien se deprimían por llegar a los 20: eso de tener ya un “patito”, sentir que 20 suena como a muy mayor… Pero para mi, es el mejor cumpleaños que recuerdo en mi vida. Os preguntaréis que por qué y la respuesta es bien sencilla: ese cumpleaños fue especial porque se juntaron muchas cosas que me gustan, fue como una sucesión de cosas buenas. No entendéis nada ¿verdad? Os lo explicaré 😉

Mi cumpleaños es el 7 de junio, y aunque normalmente otros años por esas fechas estaba aun de exámenes, este año ya estaba de vacaciones. Tuve suerte en la uni y para el 29 de mayo ya estaba “libre” y con todo aprobado. Un lujo vamos. El fin de semana siguiente después de acabar los exámenes era el de mi cumple, y por primera en muchos años coincidía que además eran también los Corpus en mi queridísimo pueblo. Obviamente no podía faltar 😉 Pero es que para rematar la fiesta, ese fin de semana también se jugaba  ¡la final de la Champions League entre el Barça y la Juventus!

En resumen:

  • El 5 de junio me iba a mi Salamanca, ya de vacaciones y con todo aprobado.
  • El 6 junio era la final de la Champions (donde ganó mi Barça ;)).
  • Y el 7 junio era mi 20º cumpleaños.

Creo que no podía pedir nada mejor. El fin de semana fue genial, en mi Salamanca, rodeada de gente que te quiere y a los que quiero como a nadie, con mucha fiesta, celebrando mi cumpleaños de la mejor manera que se me puede ocurrir, con la mejor gente y en el mejor lugar del mundo, y como regalazo la copa de la Champions por parte de mi Barça. Perfecto. esa es la palabra que lo definiría.

Pero muchas veces suele pasar que todo lo bueno siempre viene después de lo malo, ya sabéis esa frase que dice que “después de la tormenta siempre llega la calma”. Y si la parte buena fue tan genial para mi, solo significaba que la mala había sido la peor.

Este año he perdido a alguien muy especial en mi vida. El 25 de mayo mi mejor amigo se fue muy lejos de mi, a uno de esos lugares donde no se puede llamar y donde no hay dirección alguna para poder escribir. No vivíamos cerca, pero estábamos tan unidos que a veces parecía que la distancia no existía entre nosotros. Él era una de esas amistades bonitas que sabes que durarán toda la vida, de las que no se pueden romper. Y aunque ahora se que eso es verdad, que nuestra amistad nunca se romperá, también se que hay cosas que uno no puedo controlar y es que en esta vida todo tiene remedio menos la muerte. A día de hoy, aun se me hace difícil asimilarlo. Llevo meses viviendo con un vacío en el pecho pero sigo sonriendo y lo pienso seguir haciendo porque se lo prometí a él. Esto va por ti renacuajo, de aquí al cielo, ya lo sabes.

Y en resumen esto ha sido mi año. De ahí que no pueda decir que haya sido el mejor pero tampoco el peor. Puede que haya sido el mejor en cuanto a experiencias, en cuanto a lecciones aprendidas y el peor en lo que se refiere a los golpes que nos da a todos la vida. Yo con lo que me quedo es que este 2015 lo he vivido y bien vivido 😉

Tras este mini repaso al 2015, le pido al 2016 que sea bueno, lo voy a dejar que me sorprenda y espero que sea para bien… 😉 Mucha salud, que vayan bien los estudios (si surge alguna propuesta de trabajo en tele o radio será bienvenida 😉 ), amor también, suerte y sobre todo muchas ganas, ganas para poder seguir cada día subiendo un escalón más en el camino hacia mis sueños.

Y así me despido hoy y ya por última vez en este 2015. Espero que para vosotros haya sido un buen año, que el 2016 sea aun mejor y  que sobretodo sigáis aquí conmigo en este camino, ¿aceptáis?  Yo estaré de encantada de caminar a vuestro lado 😉

Y vosotros, ¿con que os quedáis de este 2015? 😉

¡Un beso enorme enorme, os espero el año que viene y…FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO AÑO NUEVO 2016!

” Quiero creer que voy a mirar este nuevo año como si fuese la primera vez que desfilan 365 días ante mis ojos.” – Paulo Coelho

DSCN1175