Orgasmo culé

¡Buenísimos días a todos!

Creo que no es difícil averiguar el porqué de mi enorme estado de felicidad. Si señoras y señoras toda la culpa la tiene el partido de ayer, el gran clásico que se vivió anoche en el estadio Santiago Bernabéu.

Ayer por fin llegó el día y a las seis y cuarto de la tarde el silbato de Fernández Borbalán dio el pistoletazo de salida a uno de los partidos más esperados de la liga española. Se que soy una persona a la que se notan mucho los colores, y que se me hace muy difícil ser imparcial y hablar con objetividad del clásico, pero desde el momento en el que se escucharon anoche los pitos en el Bernabéu, los cánticos de “Benitez dimisión” y de que los propios madridistas hayan reconocido que el Barça les dio un verdadera baño, es mucho más fácil hablar con objetividad. Juro no mentir 😉

Y es que es la verdad. En el minuto 11´ Suárez ya adelantaba al Barça y solo era el primer gol…después vendrían 3 más de Neymar, Iniesta y otro de Suárez repitiendo y acabando con doblete.

Fuente: Youtube

Una de las grandes incógnitas del partido era saber si Leo Messi se recuperaría a tiempo y lograría llegar al clásico. La respuesta fue afirmativa, aunque tampoco hubiera pasado nada si el argentino no hubiera podido estar, ya que comenzó en el banquillo y en el momento de su entrada al campo en el minuto 57´ su equipo ya ganaba por 0-3. Como rezaba un meme por las redes sociales “Ese incomodo momento en que Messi en la banca ha hecho lo mismo que CR7, James y Bale en la cancha”.

Fue un partido rodado para los culés. Con un once de gala lleno de jugadorazos que hicieron un partido para la historia de los clásicos. Dejando aparte a las estrellas del equipo como Neymar, Suárez, Iniesta y compañía, dos de los jugadores que destacaron ayer fueron sin duda Sergi Roberto y Claudio Bravo. El canterano estuvo espectacular, demostrando que cada día va creciendo más como futbolista y que es capaz de afrontar con soltura y efectividad un partido de estas dimensiones sin problema.  En cuanto al portero chileno, Bravo estuvo magistral sin dejar que ningún balón blanco entrara en su portería y haciendo parada tras parada como si de un muro infranqueable se tratara.

Lo mejor para mi (aparte del resultado claro 😉 ) es que fue un partido relativamente “limpio”. Si es cierto que hubo algún que otro “juego sucio” por parte de los jugadores de los dos equipos como el codazo de Cristiano  Alves, la “patadita” de Ramos a Ney o el abrazo de Busquets a Benzema, entre otras… Pero me refiero a que no hubo las ya famosas “tanganas” que son otro clásico de estos partidos. Y la verdad que eso se agradece, mas que nada porque esta vez ya no estaban ni Xavi ni Casillas para arreglarlo todo. Y ya que lo nombro, aprovecho para decir que ahora que no está Casillas, haber a quien le van a culpar de la derrota…va a ser que Casillas no era el culpable eh. Hay lo dejo.

Lo único que me faltó a mi ayer fue un gol más, una manita. Y ojo, que casi la conseguimos. ¡Si hasta Piqué se convirtió en un delantero centro en los últimos minutos intentando marcar el quinto gol! Uy si lo llega a conseguir…si ya de normal le pitan ahí ya si que lo hubieran linchado, ¡lo hubieran tenido que sacar del campo los militares!

El Barça brilló. De eso no hay duda. Pero es que el Madrid estuvo totalmente desenchufado, apenas tuvo opción clara de gol. No quiero quitarle merito a la Barca diciendo que ganó solo porque el Madrid “no hizo ni huevo” pero es que es la verdad. Fue un partido comodísimo para el conjunto culé que se refuerza para afrontar una semana de Champions y con muchas ganas de repetir el triplete del año pasado.

Resumiendo, fue un partido que pasará a la historia de los clásicos y que hizo recordar sin ninguna duda a aquel clásico de la manita. Ese partido del 29 de noviembre de 2010 cuando el Barça de Guardiola dio un baño al Madrid de Mou con 5 goles. Una pena que nos quedáramos a solo uno de repetir ese resultado. Tendremos que esperar al próximo 3 de abril para probar en el Camp Nou. Esperaré con ansias 😉

Y con esto acabo por hoy. Espero que os haya gustado (sobretodo a los culés 😉 ) y a los madridistas os diré que no os piquéis mucho que no siempre se puede ganar, que aunque no os lo creáis los del Barça hay veces que también perdemos y que con ello se aprende que es tan importante saber ganar como saber perder.

¡Un beso enorme y… VISÇA BARÇA!

12237610_1672326276339995_1393082519_n

 

 

 

 

Anuncios

¿Messidependencia? No, ya no.

¡Hola a todos! ¿Que tal va el inicio de semana?

Como ya sabéis una de mis grandes pasiones es el fútbol y hasta ahora no había hecho un post en condiciones sobre ello. Hoy eso se acabó. Como buena culé no podía desperdiciar la ocasión de hablar de un tema que, aunque al principio generó mucha controversia, partido a partido se ha ido viendo que lo que era un gran problema, se ha sabido resolver de la mejor manera.

Sí. Me estoy refiriendo a la lesión de Leo Messi.  El astro argentino se rompió el ligamento colateral interno de la rodilla izquierda el pasado 26 de septiembre, en el partido de Liga contra Las Palmas, en el Camp Nou. En seguida saltaron las alarmas, que si la “Messidependencia”, que si haber que iba a hacer el Barça sin Messi…

La respuesta no tardó en llegar. A falta de Messi, Luis Suárez y Neymar asumieron el mando y ¡de qué manera!. Estos dos cracks han sabido solventar partido a partido las dificultades y la presión de tener que sustituir a Leo y que de alguna manera no se note su falta. 

16 fueron los goles que el Barça marcó esta temporada antes de que Messi se lesionara, a día de hoy ya van 33 entre Liga, Copa del Rey y Champions League. Para que os hagáis una idea estas son las estadísticas de estos tres:

Neymar   13 goles marcados en 14 partidos jugados repartidos en 1309 minutos

Messi         3 goles marcados en 7 partidos jugados repartidos en 514 minutos

Suárez     12 goles marcados en 14 partidos jugados repartidos en 1320 minutos

Cuando Leo Messi se echó al suelo a los tres minutos del Barça-Las Palmas cundió el pánico en el Camp Nou. Mas aún cuando se supo que la lesión era grave y que estaría de baja entre siete y ocho semanas. Pero Ney y Suárez han demostrado que aunque Messi es único, la “Messidependencia” ya no existe con ellos a su lado. Un dato muy positivo para el Barça que ahora ya no solo tiene al mejor jugador del mundo en sus filas sino también a estos dos cracks capaces de echarse el equipo a sus espaldas para cubrir al “10” y asumir la gran responsabilidad de mantener y superar el nivel de resultados sin él.

De los 13 goles marcados por Ney, 8 han sido tras la lesión de Leo, incluyendo un póker (4 goles en un mismo partido) contra el Rayo Vallecano y un golazo en el último partido de Liga contra el Villareal que lo convirtió en pichichi, y gracias al cual voces conocidas en el mundo del fútbol como Rivaldo, han proclamado que el próximo balón de oro debe ser para el brasileño.

Gol de Neymar frente al Villarreal. Fuente: Youtube—-Goals10HD

Respecto a Suárez, de los 14 goles marcados en total esta temporada, 11 han sido tras la lesión del “10”. Cualquiera podría pensar que Luis es mejor cuando Messi no está (sobre todo las malas lenguas de la caverna), como que el argentino frenaría al uruguayo de cierto modo, pero no. Suárez solo ha hecho lo que cualquier gran jugador haría en su lugar: asumir el papel de líder y hacerlo lo mejor posible y aun más hasta que vuelva Leo.

Se acerca el 21 de noviembre, el día del primer clásico de la temporada y aunque Messi ya está tocando balón y apurando su recuperación para poder llegar, no es seguro que vaya a conseguir estar en el Bernabéu. A todos los culés y amantes del buen fútbol obviamente nos gustaría que estuviera, pero teniendo a Suárez y Neymar seguro que nos esperará un buen espectáculo futbolístico y esperemos que con victoria azulgrana ;).

Fuente: Sección de “Humor gráfico” de Sport. Caye.

Suárez, Neymar y Messi celebrando un gol.

“Un buen jugador gana un partido; un buen equipo gana cinco.” – Vicente del Bosque 

Hasta aquí el primer post de fútbol, se que muchos de los que me leéis ni sois del Barça y ni siquiera os gusta el fútbol pero aún así espero que os guste y disfrutéis leyéndolo tanto como yo haciéndolo.

¡Un beso enorme y hasta pronto!